Audiencia 18 de diciembre de 2013

La audiencia del 18 de diciembre comenzó con el testimonio del diputado Juan Cabandié, hijo de Damián y de Alicia Alfonsín de Cabandié, nacido en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) en 1978.

Juan recordó que su padre, Damián Cabandié, inició su militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y luego comenzó a trabajar territorialmente con Montoneros, en la villa ex Mitre, en el barrio porteño de Colegiales. Con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, Damián pasó a la clandestinidad y la pareja se mudó al barrio de Congreso. El 23 de noviembre de 1977, Damián, de 19 años, fue secuestrado a la salida de su trabajo en la empresa ENTEL –donde era delegado- y Alicia, de 16 y embarazada de cinco meses, fue secuestrada de su departamento en la calle Solís al 800, cuando volvía de hacer compras. Sigue leyendo

Anuncios

Audiencia 16 de diciembre de 2013  

Se presenta en primer lugar la declaración de Ana María Careaga, quien permaneció como detenida-desaparecida en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio Club Atlético (conformante del circuito represivo denominado “ABO”), durante su embarazo. Fue posteriormente liberada.

Declara también Eduardo Fossati, hermano de Ernesto Luis Fossati, quien el 26 de noviembre de 1976 fue detenido en su domicilio ubicado en la ciudad de Buenos Aires y trasladado a la ESMA. Hoy continúa desaparecido.

Finalmente presta testimonio Nora Strejilevich, hermana de Gerardo Strejilevich y Graciela Mabel Barroca, novia de Gerardo, secuestrados en el mes de julio de 1977 y llevados a la ESMA. Ambos permanecen desaparecidos. Sigue leyendo

Audiencia 12 de diciembre de 2013

En el día de la fecha prestaron declaración testimonial Hernán Domingo Delpech, Ana María Soffiantini, a quien conocían como “Rosita”, y Beatriz Elisa Tokar. Hernán concurrió a dar cuenta de la desaparición de su hermano, Luis María Delpech. Luis comenzó su militancia en Acción Católica, luego pasó a la Juventud Peronista y finalmente a Montoneros, donde se desempeñaba en el área de prensa. Su desaparición forzada se produjo el 11 diciembre de 1976, en el marco de las caídas de la columna norte. Por su parte, Ana María amplió declaraciones pasadas. Así fue que dio cuenta de la desaparición de su compañero, Hugo Luis Onofri, militante Montonero con quien tuvo 3 hijos, el cual “cayó” el 20 de octubre de 1976, en el marco de las llamadas “citas nacionales”. Dentro de Montoneros, Hugo tenía a su cargo a quienes militaban en La Cava. A su vez, Ana relató su propio paso por la ESMA, donde le asignaron el número 420. En la ESMA propiamente estuvo desde el día de su caída, el 16 de agosto de 1977, hasta octubre de 1978, cuando fue llevaba a una suerte de dependencia de la ESMA en Munro. Asimismo dio cuenta de la presencia de médicos y de embarazadas en la ESMA como también de la obligación de llevar a cabo trabajo esclavo y del robo de bienes perpetrado. Beatriz por su parte dio cuenta de la presencia de embarazadas dentro de la ESMA, como así también de nacimientos ocurridos allí. Además habló del trabajo esclavo que se vio obligada a realizar en la Cancillería y dio cuenta de la caída del grupo al que se conoció como “los villeros”.
Sigue leyendo

Audiencia 28 de noviembre de 2013

En el día de la fecha brindaron testimonio Lucía Coronel, Jorge Pomponi, Pedro Sandoval Fontana, Miguel Corsi, y Juan Carlos Chachques. Lucía concurrió a contar lo que pudo respecto al asesinato de su papá, Juan Carlos Coronel, conocido como “Julián”, o “el Negro”, de su propio secuestro y de la desaparición forzada de su mamá, María Cristina Bustos de Coronel, a quien apodaban “Lucía” o “la flaca”. Ambos estudiaban abogacía. Su papá, nacido en Tucumán, era poeta, militante de las FAR y luego Secretario Político de Montoneros. María era militante peronista de base. Lucía dio testimonio también de la desaparición de su tío, Joaquín Coronel, a quien llamaban “el gato”. Joaquín, al igual que su mamá, era militante del peronismo de base y presume que era de la JUP. Desapareció cuando tenía 28 años. El segundo en declarar fue Jorge Pomponi, quien dio cuenta de su secuestro, el de su padre Joaquín Pomponi, y el de su cuñado, Federico Marcelo Dubiau, el 21 de agosto de 1977. Jorge contó que producto de un “pase de facturas” entre la marina y la secretaría de inteligencia es que fueron secuestrados los tres. Producto de ello pasaron de la comisaría XXIII, a Campo de Mayo, de allí a la ESMA y de la ESMA a una cárcel en Ezeiza donde fueron puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. Tras dichos testimonios brindó el suyo Pedro Sandoval Fontana, quien fuera apropiado hasta el año 2004 cuando comenzó el proceso que lo llevaría a recuperar su identidad. En su testimonio recuperó la memoria de sus padres, Liliana Clelia Fontana de Deharbe (“Pati”) y Pedro Fabián Sandoval, ambos oriundos de la provincia de Entre Ríos. Mientras su mamá inició su militancia con el padre Mugica, su papá comenzó la suya junto a Gustavo Rearte, en la Juventud Revolucionaria Peronista que luego deviniera en Movimiento Revolucionario 17 de octubre. Al momento de su desaparición forzada, su mamá tenía 20 años y su papá 32. A la vez, Pedro habló de la complicidad de las fuerzas de seguridad y del poder judicial actuales con las fuerzas de represión de ese entonces. A continuación, brindó su testimonio Miguel Alejandro Corsi, quien concurrió a brindar testimonio por su hermana María Irina Corsi, a quien conocían como Mariel. Ella estudiaba veterinaria y militaba en la JP.
Sigue leyendo

Audiencia 27 de noviembre de 2013

La audiencia de este día comenzó con el testimonio de Alejandro Hugo López quien fue secuestrado en el mismo lugar donde realizaba la conscripción militar obligatoria, ESMA. López había ingresado al servicio militar obligatorio en 1974 pero desertó y regresó en 1976. Luego del cautiverio, Alejandro fue reincorporado a la colimba en la ESMA. El segundo testimoniante fue Luis Carmelo Achurra Ulibarri, quien también estuvo secuestrado en ESMA. El tercer testigo en ser llamado a declarar fue Miguel Jorge Cagnoni, hermano de Ricardo Luis quien aún se encuentra desaparecido. Miguel fue secuestrado un mes antes que Ricardo Luis quien en ese operativo logró escapar por el fondo de la casa. Entraron buscando a Ricardo Luis quien sería secuestrado exactamente 1 mes después. La jornada continuó con el testimonio de Carlos Federico Krug, hermano de Alberto Roque Krug. Ambos trabajaban en el Banco Nación y militaban en la Juventud Peronista (JP). Luego de un cuarto intermedio llaman a declarar a Alicia Edith Peirano quien declaró por su hermana que era abogada y militaba en la JP. Supo que su hermana estuvo en la ESMA por averiguaciones que hizo su familia. Previo al secuestro de su hermana, Alicia comentó, que secuestraron a Rolando Henkel apodado “Germán” quien era novio de Nora al momento de su desaparición. Supo que Rolando Henkel pidió ser trasladado con Nora en los vuelos de la muerte. El último testimonio fue el de Graciela Sánchez, compañera de Roberto Luis Stéfano. Graciela se enteró de la militancia en Montoneros de Roberto luego de su casamiento. Era estudiante de Sociología, militaba en la JUP y trabajaba en el banco Nación. En su trabajo tenía militancia gremial y salió en el diario por denunciar fraude en unas elecciones de sindicato.

Sigue leyendo

Topografía del terror: croquis de la ESMA confeccionado por cinco sobrevivientes. Extraído del libro Ese infierno (2001)

p.21

Durante el funcionamiento de la ESMA como centro de detención, exterminio y tortura se realizaron modificaciones edilicias, por ejemplo al momento de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Con el enlace se accede a un fragmento (pp.21 a 29) del libro Ese infierno, cuyas autores son sobrevivientes de la ESMA, quienes mediante un gran ejercicio de memoria reconstruyeron los planos de aquel CCDEyT (Actis, M., Aldini, C., Gardella, L., Lewin, M. y Tokar, E. (2001). Ese infierno. Conversaciones de cinco mujeres sobrevivientes de la ESMA. Buenos Aires: Sudamericana.). Sigue leyendo

Audiencia 18 de noviembre de 2013  

Silvia Labayrú, sobreviviente de ESMA liberada el 16 de junio de 1978, es la primera testigo en brindar su declaración desde la embajada argentina en Madrid.

En segundo lugar brinda declaración Hugo Cesar Marcelo Ramón Chaer, por el caso de Hugo Chaer, su padre, secuestrado y trasladado a la ESMA el 11 de agosto de 1977 y hasta el día de hoy desaparecido.

El tercer testigo es Leonardo Fermín Martínez, apodado “Bichi”. Sigue leyendo

Audiencia 14 de noviembre de 2013

El primero en declarar fue Emiliano Bustos, quien concurrió a brindar testimonio respecto a la desaparición de su padre, Miguel Ángel Bustos, el 30 de mayo de 1976. Su papá no tenía una militancia orgánica, pero podía considerárselo un militante de base del PRT, al cual se encontraba vinculado ideológicamente. Si bien se encontraba desempleado al momento de su desaparición forzada, pertenecía a la Unión de Trabajadores de Prensa y había colaborado escribiendo con Hombre Nuevo, Panorama, La Opinión y 7 Días. En el ámbito familiar a Miguel Ángel se lo conocía como “Tito”.

La segunda en declarar fue Frida Szwarcberg de Esplugas, quien concurrió a brindar la información que pudo acerca de la desaparición de su marido, Enrique Lorenzo Esplugas, el 29 de octubre de 1976. Ambos militaban en Montoneros aunque ella se encontraba apartada debido a que había sido madre hacía poco tiempo. A Enrique se lo conocía como “Rodi” y al momento de su desaparición forzada tenía 27 años. Ella había estudiado Sociología. Él había cursado estudios relacionados con la Ingeniería y luego se cambió a Antropología.
Tras dicho testimonio, brindó el suyo Lucrecia Gordillo Gómez, quien concurrió a declarar en relación con la desaparición de su hermana María Marcela Gordillo Gómez de Vela y de su cuñado César Vela. Según pudo saber gracias al libro “La Voluntad”, dentro de la ESMA se los conocía como “Los Lindos”. Ambos estudiaban, pertenecían a Montoneros y militaban en la Facultad de Filosofía y Letras. Ella había abandonado su trabajo como modelo para dedicarse al estudio y la militancia. Fue secuestrada el 20 de octubre de 1976, con 24 años de edad. Él fue secuestrado el 18 de enero de 1977, teniendo aproximadamente 28 años. Al momento de su desaparición, tenían ellos un hijo de algo más de un año de edad, llamado Pablo. Alberto Gordillo Gómez, padre de María y Lucrecia, recurrió a cuanta autoridad militar o eclesiástica pudo hasta que se dio por vencido.
Finalmente, la última en declarar en esta oportunidad fue María Alicia Milia de Pirles, quien amplió declaraciones anteriores, suplementando información sobre los traslados y el nacimiento de bebés en la ESMA, entre otras cuestiones.

Sigue leyendo